Cómo elegir una sandía

En la segunda mitad del verano llega la época de las bayas increíbles: sandías y melones. En las calles de nuestras ciudades crecen montañas de rayas verdes y amarillo dorado de estas maravillosas frutas. Cada habitante con anticipación espera, cuando puede comer un trozo de pulpa alo – roja o amarillenta – blanca, jugosa y dulce. Y para obtener un verdadero placer al comerlos, debe poder elegir la fruta adecuada. Y cómo hacerlo, trataremos de resolverlo.


Qué buscar al elegir una sandía.

A menudo comprando una sandía o un melón, no sospechamos del peligro que nos espera. Debido al almacenamiento inadecuado, los microbios comienzan a multiplicarse en las bayas, lo que puede causar malestar estomacal banal e intoxicación grave. Por lo tanto, al comprar, debe prestar atención a cómo se almacenan las sandías y los melones.

Una de las condiciones para la implementación debe ser una jaula de metal, que no permita que los melones caigan y golpeen, lo que significa que la integridad de la cáscara no se viola. Después de todo, incluso una pequeña grieta después de un tiempo se convierte literalmente en un “albergue” para todo tipo de microbios, porque la pulpa dulce y jugosa es el medio ideal para ellos. Por lo tanto, elija una sandía o el melón debe estar sin grietas y abolladuras. Además, en una jaula las sandías se ventilan mucho mejor que las apiladas en un montón, y por lo tanto, las condiciones previas para la descomposición son menores.

La siguiente condición debe ser una sombra, es decir, las sandías y los melones deben estar bajo un dosel. El dosel evita que las bayas se calienten y previene la fermentación prematura. También debería prestar atención al hecho de que las sandías y los melones estaban en paletas de madera. Tales paletas promueven la ventilación y protegen contra la descomposición.

También debe saber que una sandía o un melón comprados cerca de una carretera o carretera puede dañar su salud. Estas bayas pueden absorber y expulsar los humos de los automóviles que pasan, y el polvo y el hollín, que pueden acumularse en ellos. Solo unas pocas horas son suficientes para que las sandías y los melones absorban los metales pesados ​​contenidos en los gases de escape y se conviertan en veneno de sus delicias favoritas.

Antes de comprar sandías, pregunte si el vendedor tiene documentos de permiso para los productos. Dichos documentos incluyen un certificado de registro de un punto de venta, así como una conclusión sanitaria y epidemiológica sobre los productos. La conclusión sanitaria y epidemiológica es una garantía de que la baya ha sido probada en busca de sustancias nocivas y no es peligrosa. Preste atención a la impresión de este documento. A menudo, los vendedores presentan una copia en blanco y negro del informe médico. Sin embargo, la ley exige que una copia del informe tenga una impresión en color original. Si no existe, la conclusión es probable que sea falsa. Y como muestra la práctica, ninguno de los vendedores ambulantes tiene tal conclusión.

Y, sin embargo, los amantes de los melones no deberían estar molestos. Con el inicio de agosto, las sandías y los melones de los campos rusos salen a la venta. Especialmente para este propósito, se crean las llamadas “tajadas de sandía”. Estos se asignan para plataformas de negociación, con los equipos necesarios para el almacenamiento y la venta.


¿Qué es útil en sandía o melón?

Y así, después de asegurarse de la calidad del producto que se vende, usted compró una sandía o melón. ¿Cuán útiles son? ¿Cuántas vitaminas hay en ellos? De seguro, cada cliente ha hecho esa pregunta una vez en la vida.

El melón es la comida de un optimista. Este nombre fue dado por dietistas. Es rico en antioxidantes. Afecta positivamente al cuerpo como un todo, mejora el estado de ánimo y normaliza el sueño. En melón en grandes cantidades contiene vitamina C. Es él quien ayuda a resistir enfermedades. Cuando los resfriados se les recomienda comer un trozo de melón. Ella quitará los escalofríos y ayudará a sobrellevar la dolencia, no en lo peor que los medicamentos. El melón es muy rico en vitaminas. Las personas que sufren de anemia recibirán la sal necesaria al comer 2-3 rebanadas de pulpa de melón. El caroteno, que se encuentra en el melón en abundancia, ayudará con la visión deteriorada, la pectina elimina las toxinas y mejora la función intestinal. Comer incluso una pequeña porción de melón al día, puede vencer la melancolía del otoño.

En cuanto a las sandías, este es un excelente diurético. Y es por estas propiedades que pueden llamarse una “escoba” para eliminar las toxinas y toxinas del cuerpo. Sin embargo, las personas que sufren de diabetes, enfermedades de la orina, el sistema reproductivo deben tener cuidado con las sandías y los melones.


Cómo elegir una sandía deliciosa y saludable.

Que las sandías y los melones son beneficiosos y resultan ser maduros y sabrosos, al elegir un feto, debes seguir ciertas reglas.

Al elegir sandía, debes prestar atención a su color. La sandía madura debe brillar, ser brillante – verde con tiras contrastantes. Cuanto más contrastan las tiras, más madura está la sandía. La corteza debe ser firme y no flexionarse bajo la presión del dedo. Si la cáscara es blanda, entonces dice que la sandía se rasgó sin madurar y maduró en caro para el mostrador, lo que significa que su sabor será agrio.

El pedicelo (cola) en una sandía madura debe estar seco. Cuando la sandía madura, el tallo, unido al tallo de la madre, se seca y la sandía cae de la parte superior. El color de la cola debe ser de color beige o marrón. Si es verde, entonces la sandía se rasgó demasiado temprano. Por dentro es pálido y sin sabor. Acerca de esto diga “hierba – hierba”.

Al elegir una sandía, debes considerar su tamaño. Un tamaño demasiado grande indica una sobreabundancia de fertilizantes minerales. Demasiado pequeño que recibió menos nutrientes y no estaba maduro. Por lo tanto, debe elegir una fruta de tamaño mediano.

Muchos se confunden con una mancha blanquecina en la corteza. No hay nada terrible en este lugar. Esta mancha solo dice de qué lado de la sandía se encuentra, y la amarillez, sobre su madurez. Cuanto más amarillo, más rico.


Cómo elegir un melón

Melón es mucho más fácil de elegir. El principal determinante de la madurez es el olor. Cuanto más fuerte es el olor, más rico. Si el olor no está presente, el melón no está maduro, si el olor se expresa levemente, dicho melón debe mantenerse en la oscuridad durante una semana.

Melón no debe ser suave. Si el melón es suave, ha recurrido. Guarde, y aún más, hay un melón que no puede. Ya está lleno de bacterias.

Al observar estas reglas, siempre puedes elegir la fruta que te gusta.